Delegación de Fiestas

Corpus Christi

Historia del Corpus Christi en Cádiz 

El Corpus Christi es una de las fiestas mayores de la ciudad desde los tiempos más remotos, pues si la celebración litúrgica se establece para toda la Iglesia universal en 1264 por el Papa Urbano IV (1261-1264) aunque ya se empezara a conmemorar en la ciudad belga de Lieja en 1246 establecida por el obispo Robert de Toronte, España fue una de las naciones que con más cariño acogió la celebración eucarística y por algo es nuestro país el afortunado poseedor de las más bellas muestras de la orfebrería mundial como son las diversas y monumentales custodias en que es paseado el Sacramento por calles y plazas españolas en la mañana o tarde primaveral del mes de junio.

Los famosos Corpus españoles de Toledo, Granada, Sevilla y Cádiz, tienen grandes y majestuosas custodias que han sido elaboradas por los mejores artífices plateros del momento. Digna de admirarse, por su belleza y esbeltez, es esta que poseemos en Cádiz, artística alhaja del siglo XVII completada en centurias posteriores.

En 1596 había en la Catedral de la ciudad, Santa Cruz, una custodia llamada "El Cogollo", donde cada año era procesionado el Santísimo. Esa alhaja, seguramente, se perdió con el saqueo inglés de 1596, aunque algunos investigadores aseguran que no y que su presencia consta en años posteriores a los del saqueo. Esa alhaja preciosa sigue en nuestro poder y todavía procesionando dentro de la argéntea que realizada el orfebre Antonio Suárez en el siglo XVII. Hasta finales de la década de los 80 los Santos Patronos, San Servando y San Germán, también procesionaban en el cortejo, hasta que una conveniente restauración y una posterior recomendación por parte de sus restauradores desaconsejando su salida, dejan a éstos sin salir.

La Custodia, una de las mayores joyas de la orfebrería gaditana, fue labrada en 1664 por el orfebre gaditano Alfonso Suárez. Mide tres metros y medio de alto y su peso es de 390 Kilogramos, siendo la más alta de España.

El 'Cogollo', o custodia interior, esta atribuida al orfebre de origen flamenco Enrique de Arfe, midiendo 62 centímetros, y ubicada en la capilla de cuerpo inferior.

La Custodia en sí está dividida en tres cuerpos: el cuerpo principal, o cuerpo inferior, donde se halla el anteriormente mencionado 'Cogollo', el segundo cuerpo o intermedio, donde se encuentra una imagen de Cristo Resucitado, y el tercer cuerpo o superior, que sostiene la cúpula, finalizada con una imagen alegórica de la Fe. Otra parte muy importante de la Custodia es el Zócalo, obra de Bernardo Cientolini en 1692, y finalmente el Carro, labrado en 1721 por Francisco Arena, formando así una imponente joya de la que podemos sentirnos orgullosos en nuestra ciudad. El paso es portado a ruedas, dirigido desde el interior por ocho personas de la Orden Tercera de Servitas.

A lo largo de la edad moderna el Corpus Christi adquirió notable importancia entre los gaditanos. Pero fue en el siglo pasado cuando cobró los caracteres que hoy la definen. El alcalde Juan Valverde procuró que desde 1861 se solemnizasen las fiestas del Corpus con mayor pompa y diversiones públicas en la calle, de lo que se venía haciendo.

La medida tuvo éxito entre los gaditanos, que desde el primer año se volcaron a celebrar la que se llamó Velada del Corpus.

En nuestros días, la fiesta del Corpus es en Cádiz todo; y para ella se engalanan las calles y se cubre la carrera con toldos y se alfombran las calles con plantas aromáticas y ante el Ayuntamiento una singular alfombra de flores y serrín de colores pavimenta el centro de la plaza ayer de la Corredera de las Águilas y hoy de San Juan de Dios, centro vertebral de la ciudad vieja que, como cada año, se engalana y vibra al paso de la procesión cuando la mañana luminosa del domingo eucarístico alumbra con destellos de plata a una ciudad que es toda ella como un templo vivo ante el que discurre una elegante y suntuosa procesión que ha dado fama a una ciudad principalmente desde el siglo XVII que es cuando sale por primera vez a las calles la gran custodia del orfebre gaditano Antonio Suárez.

El Corpus Christi en Cádiz actualmente

En nuestra ciudad los gaditanos seguimos disfrutando, ahora en Domingo, de, probablemente, una de nuestras más importantes tradiciones con el máximo esplendor, apoyando de una forma muy importante el resurgir de ésta Festividad por parte del Excmo. Ayuntamiento de Cádiz, desde la Delegación Municipal de Fiestas, realizando diversas actividades y editando carteles alegóricos y programas de mano con todas éstas acciones.

En la jornada del sábado se inician los pormenores de ésta Festividad, con el montaje de altares alegóricos y de Exaltación al Stmo. Sacramento por parte de diversas Hermandades y Cofradías en las calles por donde transcurrirá la comitiva religiosa, subvencionando la Delegación Municipal de Fiestas para el exorno floral, así como la Vigilancia de los Altares por una empresa de seguridad durante la madrugada.

Durante este día, en la Plaza de San Juan de Dios, frente al Consistorio gaditano, numerosos chicos y chicas pertenecientes a los grupos jóvenes de las Hermandades, coordinados por los Delegados de Juventud del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Cádiz, preparan con esmero y cuidado la tradicional alfombra de serrín de color, subvencionada también por la Delegación Municipal de Fiestas. También el Ayuntamiento se encarga de exornar con arcos y gallardetes dicha plaza, y asimismo, en todos los balcones de la fachada Consistorial y en diversos edificios municipales de la zona se instala un floreado altar con imágenes y engalanado con exorno floral, con el fin de crear un ambiente festivo y religioso, a la vez que incide en la participación de los ciudadanos hacia la fiesta.

En colaboración con el Cabildo Catedral se realizan unas jornadas de puertas abiertas al Museo Catedral y al oratorio de la Sta. Cueva en la mañana del sábado, exponiéndose igualmente durante todo éste día y durante todo el Triduo eucarístico que le precede, la Custodia en la S.I. Catedral, comenzando con la Exposición del Stmo., y culminando con Solemne Eucaristía.

La Corporación Municipal también encarga la colocación de toldos en algunas de las calles más emblemáticas del itinerario procesional y, de engalanar más de 500 balcones y cierros con reposteros de color Burdeos con galón dorado, junto a las banderas españolas y andaluzas que cuelgan los vecinos en esta fecha tan significativa, dotando a la ciudad de mayor esplendor si cabe. Se exorna igualmente la Plaza de la Catedral, con gallardetes y reposteros, así como altares de Hermandades.

Mientras se van ultimando los altares, se procede al traslado de los distintos titulares que, ubicados en sus pasos van a realizar una salida extraordinaria con motivo de ésta festividad. También, Ntra. Sra. del Rosario, Patrona de la ciudad, realiza el traslado en procesión al primer Templo Catedralicio para la celebración Eucarística y posterior procesión, desde la Iglesia Conventual de Sto. Domingo, su sede canónica.

El domingo amanece con las calles del Recorrido Oficial cubiertas de romero y tomillo, que le da un peculiar aroma. A las nueve de la mañana diferentes Bandas ofrecen la tradicional Diana floreada, que consiste en recorrer la ciudad interpretando distintas marchas, momento en que se procede a la Salida de la Corporación Municipal Bajo Mazas desde el Excmo. Ayuntamiento de Cádiz, para una hora más tarde, se celebrar el Pontifical presidido por el Obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Excmo. y Rvdmo. P. Rafael Zornoza. Finalizada la misma saldrá la Comitiva Religiosa de la Solemne Procesión Eucarística del Corpus Christi, recorriendo generalmente las calles Compañía, Santiago, Plaza de Candelaria, Cardenal Zapata, Plaza de San Agustín, San Francisco, Nueva, Plaza de San Juan de Dios, Pelota y final en Plaza de la Catedral.

El cortejo Procesional se abre generalmente con una Agrupación Musical seguida de numerosos niños ataviados con el traje de la primera comunión. Representaciones de Hermandades y Cofradías preceden al paso de la Patrona de la ciudad, que hace su salida extraordinaria fuera de su festividad, el 7 de Octubre. Al paso de la Alcaldesa Perpetua, la Virgen del Rosario, la acompaña más hermandades y diferentes estamentos eclesiásticos y religiosos preceden a la joya gaditana por excelencia: la Custodia.

Tras la Custodia, la representación consistorial acompaña a los estamentos eclesiásticos, encabezada por el Obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Monseñor Rafael Zornoza, cerrando la comitiva la Banda de música del Tercio Sur de la Marina, que tradicionalmente se da cita en esta jubilosa jornada. Entre la 13:30 y las 14:00 horas aproximadamente concluye la procesión, y una vez recogido todo el cortejo, la Patrona de Cádiz, la Stma. Virgen del Rosario se realiza el traslado de regreso a su sede canónica, el Convento de Santo Domingo, y ya, por la tarde, se procede al traslado de los distintos titulares que, ubicados en sus pasos han realizado una salida extraordinaria con motivo de ésta festividad.